Hidratación:

Cuando hacemos algún tipo de actividad deportiva de intensidad media alta y sobre todo en las estaciones de mucho calor, producimos una gran cantidad de calor corporal que expulsamos por los poros de nuestro cuerpo al exterior mediante la transpiración y el sudor.
El sudor es el mecanismo de defensa por el cual nuestro cuerpo se enfría para no sufrir una hipertermia y nos dé un golpe de calor, pero, en este proceso, se pierden las sales minerales y electrolitos tan necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
Evitar la sed:
La sed es un mensaje tardío de la deshidratación, cuando la sed comienza ya llevamos un rato deshidratándonos, y eso hay que evitarlo a toda costa.
Cómo hidratarse:
Para evitar la deshidratación hay que hidratarse antes, durante y después, de la siguiente manera:
2 horas antes de 500 a 600 ml de líquido.
15 minutos antes 250 ml de líquido.
Durante a intervalos de entre 15 y 20 minutos 250 ml.
Después entre 800 ml y un litro.
Lo ideal sería pesarse antes y después, reponer por cada 500 ml de líquido perdido 600 ml de bebida, pero cada uno puede hacerlo como más le convenga. Aunque esto último es para la rehidratación, el resto va como en la explicación previa.
Qué bebida es la más adecuada:
El mercado está lleno de bebidas isotónicas, aunque si seguimos la recomendación de los expertos las proporciones adecuadas y que debemos buscar son las siguientes:
Hidratos de carbono: debe tener 14 gr por cada 240 ml de líquido (glucosa, fructosa, isomatulosa; esto se traduce en tres tipos, rápido, medio, y lento). Las bebidas que contienen glucosa permiten mantener la normo hidratación durante una hora más que las demás.
Debe llevar un nivel adecuado de electrolitos (sodio y potasio) para una correcta hidratación y retención de los líquidos.
Debe tener buen sabor ya que necesitamos grandes cantidades de líquido.
La temperatura debe ser menor que la temperatura ambiente (entre 9 y 15 grados).
No debe llevar cafeína, guaraná ni estimulantes ya que nos deshidrataría y subiría las pulsaciones, lo cual no es aconsejable en deportes de larga duración.
Una persona bien hidratada puede rendir un 40% más y evitar las consecuencias de una deshidratación sebera.
Síntomas causados por deshidratación:
5% calambres, mareos, fatiga, enrojecimiento de la piel, cansancio, aumento de frecuencia cardiaca, aumento de temperatura corporal y náuseas.
6 al 10% Dolor de cabeza, falta de aliento, hormigueo en piernas y brazos, dificultad para hacer ejercicio, así como síntomas de carácter clínico que indican daños al sistema nervioso central, el hígado y los riñones.
11 AL 20%: Golpe de calor, que es un cuadro clínico con síntomas como sordera, lengua hinchada, visión oscurecida y pérdida del conocimiento, que puede llegar incluso a la muerte.
Y tú… ¿qué medidas tomas para hidratarte durante el entrenamiento?

https://www.fitfusion.es/nutricion/la-hidratacion-en-tu-entrenamiento

img: https://saludpasion.com/la-importancia-de-la-hidratacion-en-el-deporte/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s